Blog

Una muestra de que los candidatos nos consideran ineptos

Desde que empezaron las campañas he tratado de preguntar a diferentes candidatos qué opinan acerca de Uber y en su caso, qué postura tomarían.

Confieso que soy un usuario muy frecuente de Uber. Y un fan de la empresa en general.

Uber es un ejemplo extraordinario de creación de valor. Gracias a la tecnología tenemos la oportunidad de experimentar un mercado prácticamente perfecto: el hecho de que yo como cliente pueda calificar mi experiencia de una manera muy sencilla y que sé que tiene repercusiones es súper interesante (las únicas dos veces que elegí calificar con tres estrellas el servicio inmediatamente me buscaron de la empresa). Pero está también el otro lado: si yo soy grosero con el chofer él también me puede poner una mala calificación….y otros choferes quizás más adelante no querrán pasar por mí.

¿Qué he escuchado de los candidatos? Prácticamente lo mismo: que “hay que regular Uber”. Los pocos que han respondido, independientemente del partido, toman esa postura.

Lo entiendo. Andan en campaña, y está tan degenerado nuestro sistema democrático que necesitan – y pueden – decir todo tipo de cosas. Además está clarísimo que todos le tienen respeto (¿miedo?) a los sindicatos y gremios de taxistas. Recordemos que más allá de las encuestas y la intención de voto, lo que cuenta son los que sí salen a votar el domingo. Y para llevarlos a votar los partidos (y sus candidatos) necesitan a los taxistas.

Uber ya está regulado. Está regulado por los respectivos reglamentos de vialidad y tránsito y está regulado por la normatividad fiscal (como empresa, tienen que pagar impuestos). Qué valor me genera algún otro tipo de regulación? Veamos qué ha sucedido con los servicios de Taxi que sí están sujetos a esa normatividad especial. ¿Son mejores? ¿Me beneficia más a mí, como consumidor? ¿Le generan más valor a la sociedad?

La foto de arriba la tomé ayer, en el camino al aeropuerto. Todos los automovilistas en fila para pagar la caseta de cuota, y TRES taxis metiéndose “a la mala” para saltarle la fila.

Uber no necesita una regulación especial porque ya está siendo regulado por el mercado. Por nosotros. Si a mí no me gustara el servicio, o me pareciera que se pasan con sus precios, pues los dejo de usar, y listo. No necesito una autoridad que venga a “protegerme”.

Mi terquedad con el tema, en particular en lo que se refiere a las posturas de los políticos, es porque quiero saber qué piensan acerca del mercado y del papel de las personas. Querer regular Uber es una de dos: o nos ven como ineptos que necesitamos que venga “papá gobierno” a cuidarnos, o necesitan proteger los monopolios de sus líderes sindicales y/o empresarios del ramo del transporte cuyos servicios no son suficientemente competitivos para sobrevivir.

En los dos casos me están diciendo cómo piensan, y muy probablemente cómo van a actuar en caso de llegar al poder.

Long Beach, en California, está haciendo justamente lo contrario. En lugar de entercarse a regular algo que no necesita más regulación – un caso en el que regular no aporta NADA positivo, sino todo lo contrario – están aprovechando esta coyuntura para “desregular” al resto de los taxis.

¿Cómo ven?

Si les interesa este tema, les recomiendo muchísimo este artículo. De lo mejor que he leído: https://medium.com/@blakeross/uber-gov-29db5fdff372

Posted by

Deja un comentario

%d bloggers like this: