Blog

#Instablessed

Tengo que confesar que me burlo de quienes usan el “blessed” para presumir en Facebook o Instagram. Seguramente lo han visto: típicas fotos de la familia esquiando en Aspen o en un crucero por Europa, pero siempre acompañadas de una reflexión acerca de lo “bendecida” que se siente la persona por el viaje, o por el hijo maravilloso que le tocó, o algo así.

¿Les suena?

No soy el único. El New York Times publicó un artículo el año pasado sobre este tema.

There’s nothing quite like invoking holiness as a way to brag about your life. But calling something “blessed” has become the go-to term for those who want to boast about an accomplishment while pretending to be humble, fish for a compliment, acknowledge a success (without sounding too conceited), or purposely elicit envy”.

Y es por esto que me toca ahora tragarme mis palabras.

Pero es que la verdad sí me emocioné mucho en el festival de baile de mis hijas del martes pasado. Yo no tengo mucha idea de baile y si les salen bien los pasos o no. Es más, la verdad es que me aburro en los festivales (cuando no están mis hijas bailando en el escenario, claro).

Alicia tiene 10 años, y no solamente baila, sino que también da clases en la academia. Es “Miss Alicia” para las niñas chiquitas. Y esta semana, cuando la nombraron al final del festival y pasó al frente con las “misses de verdad”, pues la verdad me emocioné.

Y mucho.

Verla ahí, ella también feliz y muy orgullosa, creyéndose grande, fue muy especial para mí.

IMG_5656 IMG_5657 IMG_5663

Me acuerdo muy bien de un jefe que tuve hace como 15 años. Él decía que la experiencia de los hijos es muy diferente para los hombres y para las mujeres. Para la mamá, decía, su hijo es su hijo desde que viene en camino. Para el papá no necesariamente es así. Claro, tu quieres a tu bebé desde que nace. Pero la realidad es que te vas enamorando poco a poco de ellos (hablo de ellos, porque son cuatro los míos) y hay muchos momentos – grandes y pequeños – en que te das cuenta de cómo va creciendo ese amor.

Eso me pasó el martes con Alicia, y me pasó también hace algunas semanas con la carta que me escribió Fernanda, y me pasó con el abrazo “sorpresivo” que me dio anoche René, y me pasó con el comentario que le hizo Jimena a su mamá el otro día.

Ni modo. Me habré burlado antes de los que presumen en Facebook con el #blessed. El pez cae por su propia boca. Que venga la madreada.

#instablessed #blessed #lovemylife #family #blessed #blessed #blessed

Posted by

Deja un comentario

%d bloggers like this: